Capri, la isla para el reposo imperial

Frente a la costa del Golfo de Nápoles, en Italia, se encuentra situada la isla de Capri, una pequeña y montañosa isla que ya en tiempos de la antigua república romana era célebre por su belleza.

Fue frecuentada por Julio César y elegida por el emperador Tiberio como lugar de residencia.

Capri

Es una pequeña isla de apenas 11 kilómetros cuadrados donde se asientan los municipios de Capri y Anacapri y su principal atractivo, además de sus maravillosos paisajes, son los restos de las antiguas villas romanas.

Capri es un destino turístico buscado tanto por italianos como por extranjeros y fue durante mucho tiempo frecuentada por turistas de la jet set internacional. Actualmente mantiene una gran afluencia en verano, y recibe abundantes excursionistas de Nápoles y Sorrento.

Debido a su tamaño, Capri no dispone de aeropuerto, a la isla se llega por vía marítima desde el puerto de Nápoles utilizando ferries. Es preciso saber que dado que en Capri apenas hay carreteras, no es necesario embarcar coches para recorrerla ya que la isla puede recorrerse a pie.

Villa Jovis

En Capri se pueden ver los restos de la llamada “villa Jovis”, que abarca unos 7.000 metros cuadrados, y que fue habitada por el emperador Tiberio durante los años 27 al 37 de la era cristiana. Está dispuesta en varias terrazas, con 8 niveles de muros y escaleras que permiten imaginar la grandeza de la construcción y su fastuosidad.

Además de llegar a Capri en barco desde el puerto de Nápoles, hay otra posibilidad para llegar a esta bella isla. El turista puede hacerlo desde el puerto de Sorrento utilizando las conexiones marítimas, por hydrofoil y por ferry, que ofrecen diferentes compañías y que recalan en el Marina Piccola, que es el segundo puerto de la isla y más pequeño que el primero.

Villa San Michele

Capri tiene tras de sí una gran carga histórica, a pesar de su pequeño tamaño, esta isla ha sido deseada por emperadores y reyes debido a su situación estratégica.

Cuando Tiberio construyó su villa ya encontró restos arqueológicos que fueron exhibidos en su jardín. Recientes excavaciones han mostrado presencia humana que se remonta al neolítico.

Porto di Marina Grande

Capri sufrió incursiones piratas en el siglo XVI y en los dos siglos siguientes fue gobernada por la autoridad religiosa. En los años 50 y 60 esta isla fue refugio de famosos internacionales, como Jacqueline Kennedy, Grace Kelly, María Callas o Brigitte Bardot, que le dieron fama y encanto a la isla y que hoy en día mantienen actores famosos, top-models y diseñadores.

Con sus preciosas casas blancas al borde del acantilado, Capri y Anacapri sorprenden por sus elegantes tiendas, restaurantes de primera y coquetos y encantadores hoteles o villas que muestran el aspecto mas chic de la isla.

Gruta Azul

Las grutas o las cuevas son uno de los atractivos más importantes y están repartidas por toda la isla. Está la Gruta Azul (o Cueva azul) y la Cueva de los Santos, cuya erosión ha moldeado formas que parecen estatuas de tema religioso. Luego se encuentra la Cueva Roja, llamada así por el color de sus aguas y después se llega a la Cueva Verde, con efectos luminosos y cromáticos.

Siguiendo el recorrido se halla la Cueva del Arsenal, que fue un templo en la época romana. Más adelante está la Cueva Oscura y la llamada Albergue de los Marineros, que fue usada como refugio de pescadores durante las tormentas.

Otras cuevas como La Cueva Blanca y la Cueva Maravillosa son accesibles a los visitantes y en ellas se pueden admirar las insólitas formaciones de estalactitas. Y por último, la Cueva del Buey Marino, refugio de la foca monja, especie muy abundante en el mediterráneo hace tiempo.

 

Créditos Imágenes: Morn the Gorncompass rose, Paolo Costa Baldi, commons.wikimedia, Paolo Costa Baldi, Frédéric de Goldschmidt, Berthold Werner

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *