Descubriendo a la pequeña isla de Gomera.

La isla de La Gomera, situada en el parte occidental del archipiélago de las Canarias, es una de las más pequeñas junto con El Hierro y pertenece a la provincia de Santa Cruz de Tenerife.

Su capital es San Sebastián de La Gomera, y junto a otros cinco municipios forman los núcleos urbanos de la isla en la viven 23.000 habitantes.

La Gomera es una isla muy antigüa a la que se le calculan unos 12 millones de años de antigüedad y en ella se pueden encontrar especies vegetales que hace millones de año que desaparecieron del resto del planeta y que sin embargo han pervivido en la isla.

Sometida por corsarios y berberiscos, Gomera es una isla agreste y abrupta, con profundos barrancos que se deslizan hacia el mar. Posee paisajes esculpidos por la erosión después de dos millones de años sin erupciones volcánicas, verdes valles cubiertos de palmeras, tradicionales caseríos rurales, acantilados espectaculares y tranquilas y acogedoras calas de arena negra bañadas por un océano. Un entorno natural prácticamente virgen en el que la mano del hombre solo se aprecia en las terrazas de cultivo de las inclinadas laderas, labradas con gran esfuerzo por los campesinos.

A La Gomera llegan turistas procedentes de las islas hermanas del archipiélago. Estos visitantes lo hacen vía marítima, en ferrys convencionales, embarcaciones rápidas y catamaranes procedentes todos del puerto de Los Cristianos, en Tenerife. La duración del trayecto dependerá del tipo de embarcación, siendo de 90 minutos el más largo y tan solo de 40 en las embarcaciones rápidas. Estas embarcaciones atracan en los puertos de Valle del Gran Rey, Playa de Santiago y San Sebastián.

Los Organos – La Gomera

La Gomera tiene uno de los aeropuertos más nuevos del archipiélago y también uno de los más modernos. Actualmente solo recibe vuelos domésticos procedentes del sur de Santa Cruz de Tenerife, por lo que para llegar a la isla se impone hacer una escala en este aeropuerto.

A pesar de este ligero inconveniente, La Gomera va aumentando cada año el número de visitantes, ya que su oferta turística es muy apreciada para los que buscan disfrutar de un paisaje milenario, de pueblos llenos de encanto y tradiciones vivas, sin perder ninguna de las comodidades que cualquier destino turístico que se precie debe de ofrecer.

Hoteles, apartamentos, un buen número de casas rurales, pensiones y un Parador de Turismo de 4 estrellas esperan a todo aquel que quiera alojarse en ellos.

 

Imágenes: commons.wikimedia, commons.wikimedia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *