Historia del Arte Africano

Como ocurre con otros continentes y con la diversidad de culturas que a lo largo de la historia han surgido en distintos puntos del planeta para dar testimonio del desarrollo y consolidación de la vida de los pueblos.

Figura de Mambilla, Nigeria

Con respecto al continente africano, no sólo cuenta con una de las culturas artísticas más ricas del planeta, sino que de esta misma cultura son deudoras muchas de las expresiones artísticas que han consolidado importantes movimientos y paradigmas artísticos europeos, así también como a muchos de los nombres claves en la historia mundial del arte.

Si bien tiende a verse a África como algo homogéneo, la verdad es que el continente ha sido históricamente próspero y diverso en sus manifestaciones, albergando a una importante diversidad de culturas y etnias, cada una con su propia tradición, sus propias creencias, su propio idioma (más de diez mil lenguas) y sus propias y particulares manifestaciones del arte.

Máscara de Gabón

Erróneamente tomado como un arte menos, primitiva y en el mejor de los casos como una manifestación tribal de los grupos lugareños, el arte del continente africano fue tomada en cuenta recién a comienzos del siglo XX (coincidiendo con la morigeración del colonialismo formal y la esclavitud, que “cosificaban” a los hombres y mujeres africanos, sin apreciar en ellos más que una suerte de herramienta de trabajo para las plantaciones americanas y las residencias de la burguesía europea). El cubismo, primera de las vanguardias del siglo pasado, y de la cual Pablo Picasso fue el padre y gran exponente, debe al arte africano su existencia.

Desde los antiquísimos adornos de carácter personal motivos inspirados en los animales, que producían las sociedades pastoriles al sur del Sahara entre el 500 a. C.- 200 d. C hasta la cultura del hierro y del bronce, destinada a la facturación de figurillas y cabezas humanoides y de animales del siglo IX de nuestra era, pasando por las esculturas de cerámica y madera, piezas textiles de de algodón y lana de riquísima confección,  amén de la escenificación (danza, teatro y música) son muestra cabal del pleno florecimiento de las culturas africanas incluso antes que en Europa.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *