La Naturaleza visita Alguero y Cerdeña

Cerdeña es una isla antigua, llena de rincones tallados por el capricho de la naturaleza que realmente la hacen única.

Sus colores, sus cuevas y grutas marinas, sus puestas de sol y su mar limpio y cristalino, sus pueblos de casas de piedra o sus villas medievales harán olvidar al visitante que su estancia tiene un final.

Ubicacion de la Isla Cerdeña

El aeropuerto de Alghero, al estar situado en la provincia de Sassari, permite acceder rápidamente a lugares como el lago de Baratz, único lago natural de Cerdeña, además del lago artificial Coghinas.

Con un sin fin de posibilidades para llenar los días de ocio como golf, excursiones en barco y buceo, agradables paseos a pie, en bicicleta o incluso a caballo y senderismo para descubrir antiguos restos arqueológicos, como las murallas en la cercana Porto Torres.

Golfo de Orosei

En el Gennargentu, que es una zona montañosa de gran belleza, se pueden realizar diversas actividades además del senderismo y excursiones a sitios arqueológicos, como puede ser esquiar en el Bruncu Espina, uno de los picos más altos, con sus 1829 metros, y el Monte Spada, en el cual hay estaciones de esquí y varios restaurantes.

Monte Spada

Y todo esto sin olvidar también el excelente turismo gastronómico del que se puede disfrutar en Cerdeña. Su plato fuerte es la langosta, elogiada mundialmente, y platos a base de pescado, así como productos derivados del trigo como su famoso pane carasau. Todos estos manjares se pueden acompañar de embutidos y quesos locales o sus excelentes caldos, así como de los vinos Vermentino de Gallura o Cannonau, y de su licor de mirto.

¿Cómo llegar a Cerdeña ?

Cuando el turista decide viajar a Cerdeña, salvo que ya haya estado previamente, no es consciente de la cantidad de cosas que esta pequeña isla italiana tiene que ofrecer. Es perfectamente normal planificar un viaje de 5 días y considerar que es suficiente para poder conocer la isla, no obstante esa percepción varía desde el primer día de turismo. Los viajeros no suelen tener en cuenta que Cerdeña se encuentra más cerca del continente Africano que de Italia y esta situación geográfica le otorga a la isla un millón de posibilidades a la hora de planificar un viaje.

Capriccioli – Costa Esmeralda

Lo bueno de Cerdeña es que aporta al viajero la posibilidad de aterrizar en cualquiera de sus cuatro aeropuertos, situados en Alghero, Cagliari, Arbatax y Olbia. Los diferentes destinos que ofrecen hacia el resto de Italia y ciudades europeas permiten que se pueda acceder a Cerdeña desde cualquier país. Aunque desde España solo existe conexión directa con Ryanair a Alguero desde Girona y a Alguero y Cagliari desde Madrid y Barcelona. El resto de opciones desde España, implica desde una hasta 3 escalas, aunque si se dispone de tiempo, no es problema.

Lejos de la costa, el paisaje puede ser igualmente impresionante, con una imagen de los picos de las montañas boscosas, valles repletos de plantaciones de árboles frutales y pastos de ganado. Sin embargo, este encanto queda roto por escenarios muy diferentes como el que ofrecen algunas ciudades. La escena urbana que ofrecen algunos pueblecitos es ciertamente gris, no obstante, otras, como Bosa medieval en el oeste, son increíblemente pintorescas, con sus edificios de color rosa y oro flanqueando el río.

Cagliari

Para los que desean visitar la isla en profundidad y perderse en la cultura sarda, los viajeros deben visitar las salinas de Cagliari, la Costa Esmeralda y su litoral o, perderse por el centro de la isla entre la sobra de los Nuraghes, las iglesias románicas o el bosque petrificado de Martis, o el Alguero, con sus castillos aragoneses y su aislada cultura catalana. Calgliari es histórica y cosmopolita al mismo tiempo, mientras que la Oristano igualmente histórica de una tranquila elegancia. La cultura tradicional se desarrolla más vigorosamente en el corazón, donde las mujeres mayores son todavía vestido de negro, aquí los turistas son una especie en extinción.

Porto Istana

Por último el turista debe conocer cuál es el mejor momento para viajar a Cerdeña y por ello es importante saber que los meses de julio y agosto son excesivamente calurosos, así como en invierno resulta una isla excesivamente vacía, ya que ésta entra en hibernación y muchos restaurantes y hoteles están cerrados. Eso convierte a la primavera en la mejor época del año para visitar Cerdeña, o, el otoño, cuando las temperaturas siguen siendo agradables y la mayoría de los turistas se han ido.

Un destino medieval en Alghero

Alghero se muestra como puerta de acceso a esta ciudad de calles empinadas y empedradas, llena de pequeñas iglesias, con palacios de antiguos nobles catalanes y tiene murallas y torres muy bien conservadas.

Es una ciudad de tradiciones, como la del Canto de Sibila, que se canta en la noche de Navidad, al igual que en Mallorca, con una cocina sabrosísima como la Aragosta a la Catalana (langosta a la catalana) regada de vinos italianos y acompañada de un pan típico de forma rectangular.

Bastioni Alghero

Desde el puerto de Alghero se puede llegar a la Grotta di Nettuno (Gruta de Neptuno),  en Capo Caccia o, recorriendo el norte de la isla, recorrer los 8 kms. de la Costa Paradiso, llenos de maravillosas rocas rojas convertidas por el viento en bellísimas esculturas.

No solo viajeros españoles llegan a esta isla situada en pleno mediterráneo. En Alghero se recibe sobre todo a visitantes italianos debido a su proximidad, aunque no solo por motivos vacacionales, sino también por motivos profesionales. También el turismo del norte de Europa está muy presente en este país.

Gruta de Neptuno

Turistas de Dinamarca, Eslovaquia, Irlanda, Alemania, Países Bajos, Suecia, Alemania, Reino Unido y Noruega tienen como destino esta isla para poder disfrutar de su famosa y cotizada Costa Esmeralda.

 

Créditos Imágenes: TUBS, heatheronhertravels, Max.oppo, cristianocani, commons.wikimedia, Max.oppo, scarabeo150, Tobias Helfrich

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *