Linz, una ciudad con luz propia.

En la Alta Austria, atravesada por el rio Danubio, se encuentra la ciudad de Linz.

Es una ciudad de estilo barroco, donde hay mucho por descubrir. Linz no fue solo la capital de la cultura europea en 2009, sino que ha pasado a ser una ciudad llena de dinamismo y con una alta calidad de vida.

Linz es una ciudad para contemplar en cualquier mes del año. Con un casco histórico muy bien conservado, esta ciudad, creada sobre el suelo de una antigua ciudadela romana, respira el romanticismo del Danubio y fue inspiración de grandes genios como Kepler o Mozart.

Su aeropuerto, llamado del Danubio Azul, es uno de los 6 que tiene el país. Es un pequeño aeropuerto situado a 12 kilómetros de la ciudad y, desde España, es posible viajar en vuelo directo desde Palma de Mallorca, que tiene 6 vuelos semanales operados por Niki. Otras posibilidades para llegar a Linz, es hacerlo vía Viena o con escala en los aeropuertos alemanes de Berlín, Frankfurt o Düsseldorf.

En Linz se puede disfrutar de lo más nuevo y moderno visitando el Ars Electronica Center, un museo muy especial dedicado al mundo de las tecnologías más modernas e innovadoras, donde el visitante podrá clonar plantas, manejar un robot e incluso hacer una fotografía de su propia retina.

Ars-Electronica-Center – Linz

Por otro lado, Linz es una ciudad vestida de verde como así lo demuestra su Jardín botánico, que es uno de los más bonitos del mundo con más de 10.000 tipos de plantas, además de los numerosos parques y riberas junto al Danubio y al río Trau. Las orillas del Danubio son también ideales para practicar deportes como el ciclismo, el skate o el senderismo disfrutando a la vez de un incomparable marco natural.

Hay muchos eventos de los que disfrutar en Linz a lo largo del año, como el Festival de Bruckner, que se inaugura con la espectacular Nube de sonido y que ofrece otra forma de ver la música clásica al aire libre.

Universidad Johannes Kepler de Linz

Y si al viajero no le desaniman las inclemencias del mal tiempo, en Linz se puede saborear un anticipo de la Navidad ya que la ciudad se llena miles de luces que iluminan aún más , si es posible, esta ciudad. Mercadillos navideños de todo tipo abarrotan parques y plazas y el aire se llena del olor del pan de especias y demás dulces tradicionales, como la linzertorte, tarta típica navideña que hará las delicias del más goloso.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *