Santiago de Compostela, el últimoi lugar de la tierra.

Santiago de Compostela es la capital de Galicia y se encuentra situada en el noroeste de la península. En esta pequeña y antigua ciudad el paso de los siglos ha dejado una huella visible en cada una de sus calles.

Existen en Santiago excavaciones arqueológicas romanas que revelan asentamientos de una Villa Romana y una muralla que persistieron hasta el siglo VII y, al lado de la muralla, durante el siglo I, se encontraba el mausoleo pagano que más adelante daría origen a la Catedral.

Santiago de Compostela es una ciudad permanentemente visitada por turistas que buscan verse rodeados de su espiritualidad, de su naturaleza y de sus monumentos románicos y barrocos de proporciones casi imposibles.

Plaza de las Platerías

Es seguro que el visitante de Santiago, se siente atraído por su gran cantidad de zonas verdes, ya que se asienta entre dos montes y está rodeado de colinas y elevaciones que permiten disfrutar de espléndidas vistas y practicar el deporte del senderismo. Otras actividades para disfrutar de las vistas son el descenso de ríos en piragua, fluvias o el descenso de barrancos para los más atrevidos.

Catedral de Santiago de Compostela

Los monumentos que nos ofrece Santiago de Compostela son muy numerosos. Aparte de la Catedral se encuentran multitud de Pazos, conventos como el de Santa Clara , iglesias y colegios, el Mercado de Abastos y, como no podía ser menos, una serie de museos con importantes exposiciones permanentes como el Museo de Historia Natural, el Museo do Pobo Galego o el Museo Pedagógico de Galicia.

Ni que decir tiene, que el auténtico turista de Santiago, no debe pasar por alto la gastronomía gallega. Es una cultura en sí misma y Santiago de compostela, como capital de Galicia, ofrece toda la tradición y riqueza de una cocina mundialmente admirada por su calidad.

Ciudad de Cultura

Durante muchos años Santiago de Compostela fue considerado el último lugar de la tierra, de donde ya no se podía ir a ningún lugar. Hoy, Santiago de Compostela se muestra como una ciudad abierta al mundo, vinculada profundamente a la religión pero adaptada al siglo actual.

El medio más rápido para llegar a Santiago de Compostela es el avión y, una vez llegados al aeropuerto, se puede utilizar el servicio de autobús que permite acceder al viajero a diferentes puntos de la ciudad. Incluso hay un autobús con dirección a Lugo que parte del aeropuerto.

Palacio de Rajoy – Ayuntamiento de Santiago de Compostela

Pero es cierto que muchas personas, sobre todo en los llamados Años Jubilares, prefieren llegar a Santiago de Compostela a pie, desde diferentes localidades o provincias cercanas, e incluso hacer todo el llamado Camino de Santiago andando. Este viaje espiritual es un camino de Salvación hasta llegar a los pies del Apóstol y donde se dice que, a medida que se van desgranado los kilómetros, uno va encontrándose a sí mismo.

Monasterio_de_San_Martín_Santiago_de_Compostela

Al llegar a Santiago de Compostela, el peregrino queda anonadado al contemplar esta magnífica obra que se empezó a construir por mandato de Alfonso II. Será Alfonso VI quién dará inicio a la construcción de una gran catedral de estilo románico, pero con el tiempo se le van añadiendo elementos góticos, renacentistas y especialmente barrocos, que culminarían con la magnífica fachada del Obradoiro. No hay duda de que no se puede viajar a Santiago de Compostela y dejar de ver este magnífico monumento milenario que tantos tesoros alberga.

 

 

Imágenes: Diego Delso,sporras,commons.wikimedia,P.Lameiro,Diego Delso

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *