Un recorrido por la ciudad de Basilea, Suiza.

Basilea es una de las ciudades más interesantes de Suiza. Es famosa por su calidad cultural, su mercado tradicional y por ser sede de diversas ferias, nacionales e internacionales, desde la época medieval.

Una vez llegados a la ciudad el visitante se encuentra con una ciudad llena de encanto, fácil de recorrer a pie y con muchos lugares que visitar.

Basilea

El primer recorrido llevará al turista por el casco viejo de la ciudad y en la Plaza del Mercado se encontrará con una bella fuente gótica del siglo XIV. El barrio antiguo se halla repleto de casas tradicionales y muchas tiendas donde se pueden encontrar antigüedades y artesanías diversas.

También la Catedral de Basilea despieta interés entre sus visitantes, ya que es un monumento que reúne diferentes estilos arquitectónicos, debidos principalmente a las reconstrucciones y restauraciones de que ha sido objeto a lo largo de los años.

La Catedral de Basilea

Esta estructura ha pasado del estilo Carolingio en sus primeros años, al estilo románico destruido en un incendio, y de nuevo restaurada en estilo románico y con bellas torres góticas junto con un interior de estilo también románico, principalmente.

Un bello recorrido que, una vez finalizado, se puede contemplar en su totalidad desde la otra parte del río, paseando por el Oberer Rheinweg, que ofrece una magnífica vista del antiguo conjunto urbano embellecido por el paso del río y la vegetación de sus orillas.

Plaza del Mercado – Basilea

Basilea está situada en un lugar estratégico de Europa ya que se encuentra en la encrucijada de tres países: Francia, Alemania y Suiza.

Esta localización afecta también a su aeropuerto, dándole unas características que no tiene ningún otro aeropuerto en el mundo. El aeropuerto de Basilea es uno de los más importantes de Suiza y está situado en el municipio de San Luis, al sur de la región de Alsacia, en Francia.

El río Rin atravesando Basilea

Este aeropuerto sirve a las regiones de Basilea, en Suiza; Mulhouse, en Francia y Friburgo, en Alemania. Formar parte de sus particularidades el hecho de que, una parte de sus edificios están físicamente en el lado francés y cuenta con tres códigos IATA, uno para cada país. Esto le ha valido la denominación de EuroAirport, y aunque no se puede considerar que sea un aeropuerto muy grande, recibe casi 4 millones de pasajeros al año.

Su cercanía a la ciudad de Basilea facilita el desplazamiento a ésta, que se puede hacer mediante autobuses directos desde el aeropuerto, aunque hay otras líneas que llegan hasta la estación de tren de Mulhouse y Friburgo, y otra hasta la de Basilea.

 

Créditos Imágenes: Taxiarchos228, Norbert Aepli, Christoph Radtke

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *